Categorías
Houston Dash

¿Qué podemos esperar de Houston Dash?

Con algunos números preocupantes y un 2019 para olvidar, ¿qué debe mejorar Houston Dash en la Challenge Cup y que podemos esperar?

Evaluar a Houston Dash puede ser una de las tareas más difíciles a la hora de tratar de explicar ciertas cosas de su juego y de lo que es capaz este equipo.

Como buena primera medida, repasemos por arriba que elementos tenían disponibles la temporada pasada: con tres jugadoras muy talentosas como Rachel Daly, Sofía Huerta y Nichelle Prince, junto a una base relativamente sólida con Kristie Mewis, Haley Hanson, entre otras, uno hubiese esperado que Houston terminara un poco mejor la temporada 2019.

Sin entrar en playoffs y con una diferencia de gol de -15 (la segunda peor del campeonato), el 2019 fue un año para olvidar para las que visten de naranja.

LEE MÁS: ¿Cuánto va a extrañar Chicago a Sam Kerr?

Pero veamos un poco más en detalle, comparando diferentes aspectos del juego respecto a otros equipos y la media de la liga

UN VISTAZO AL ATAQUE

Primero, nos vamos a detener en los goles: Houston marcó 21 (muchísimo menos que el promedio de la liga que es 32), solo superando la escuálida marca de 20 de Sky Blue FC. Junto a Chicago Red Stars fue el único equipo que no convirtió un gol de pelota parada (sea de un tiro libre o de un tiro de esquina). Además Houston tuvo un xG colectivo de 27.80, lo que son casi 7 goles menos de los que marcó al final.

Este primer análisis nos dice algo sencillo, que es que no atacaron bien. Pero sigamos ahondando un poco en la estructura y la forma de atacar de Houston. Su % de tiros a puerta no fue tan bajo (38%, cuarto mejor en la liga). Los toques en el área tampoco son despreciables (359, 14 por partido).

Si vemos particularmente los disparos a puerta, la gran mayoría son disparos timoratos y sin dar ninguna clase de peligro real.

Ejemplo de remate poco peligroso, llevó un xG de 0.03

Y esto es algo que se repite en todos los partidos. Aún convirtiendo goles, los remates en general no superaban el 0.4 de xG, forzados y con ángulos difíciles.

Mapa de xG en la victoria 2-1 ante Seattle Reign. Los goles llevaban 0.39 y 0.31 de xG cada remate
Mapa de xG en otra victoria 2-1, esta vez ante Washington Spirit. Se ven muchísimos remates desde fuera del área.

La conclusión en este aspecto es que Houston atacaba sin convicción, forzando los remates solo para terminar la jugada, sacando muy poco provecho de las distintas posesiones con las que contaba.

Una mezcla de malas decisiones y ejecuciones inseguras impidió llegaran, al menos, a su xG.

¿Y LA DEFENSA?

Volvamos un poco al primer párrafo y recordemos: Houston terminó con -15 en diferencia de gol. Recibieron 36 goles, 17 menos que Orlando Pride (definitivamente la peor defensa de la temporada), y 3 más que el promedio de la liga (32.44).

LEE MÁS: Analizando a Kristie Mewis

Su xG en contra no está tan lejos de la realidad (37.48) por lo que se podría decir que defendieron mas o menos como se esperaba que lo hicieran en base a su performance.

De hecho, en varios aspectos, Houston es un equipo dentro del promedio (288 remates en contra de un promedio de liga de 306, 61,6% de duelos ganados de un promedio de 61%, por citar dos ejemplos).

Mapa de xG de Washington Spirit vs Houston
Mapa de remates de Sky Blue contra Houston

En líneas generales, Houston mantuvo a los equipos a raya, tratando de forzar remates desde fuera del área. Por lo que a grandes rasgos, el causante de la gran diferencia de gol y el mayor problema a resolver en el equipo es el ataque, pese a la calidad individual disponible en la creación y finalización de jugadas.

¿QUÉ PUEDEN APORTAR LAS QUE LLEGARON?

De las 4 jugadoras con mayor xG + xA de la temporada pasada, Houston perdió a 2: Sofía Huerta (9,94) y Kealia Ohai (5.14). A primer vistazo, más responsabilidad va a caer en Rachel Daly (7.04) y Kristie Mewis (5.73).

Nichelle Prince tuvo una temporada para olvidar, con 1 gol (0.93 xG) y 0 asistencia (0.84 xA), por lo que se espera que tenga un mejor papel y logré cuanto menos, acercarse a los números que tuvo en 2017. Es una jugadora talentosa, pero que en la NWSL no logró asentarse definitivamente.

Shea Groom es una de las incorporaciones para esta temporada en el ataque. Logró números bastante competentes para ser usualmente suplente en Reign FC, con 2 goles y 1 asistencia, en 1135 minutos jugados. Tener un xG de 1.55 de 6 remates a puerta es respetable, más viniendo de una extremo.

Sin embargo, el nombre más pesado llega desde Utah, la australiana Katie Stengel. La experimentada centrodelantera, ex Bayern Munich, convirtió 3 goles y dio 1 asistencia en 2019, con un interesante 42% de remates a puerta. Su xG es 5.41 y de lograr transformar esos remates a goles, puede ser una de las claves en 2020 para el equipo del sur de Texas, evitando rotaciones extrañas (como experimentar con Mewis de foco de ataque).

Mapa de calor de Stengel en 2019

Con una capacidad de pivoteo interesante, un buen juego aéreo y gran presencia física, Stengel puede probar su importancia en Houston.

Por último Bridgette Andrzejewski llega desde el draft, con números más que interesantes: 28 goles y 21 asistencias en 101 partidos realmente habla muy bien de ella, y habrá que ver como traslada eso a el fútbol profesional.

Houston tiene una apuesta importante en sus manos: lograr mantener el balance defensivo (y si lo puede mejorar, aún mejor) pero comenzar a convertir sus chances en goles es el principal objetivo para empezar a escalar y crecer. Las incorporaciones no son de renombre, pero con la implementación táctica correcta pueden aportar a la causa y hacer de la Challenge Cup un paso hacia adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *